Actualiza tu navegador. Estás utilizando una versión muy antigua. Para ver correctamente esta web te recomendamos los navegadores: Firefox, Chrome, Opera, Internet Explorer 10...
¡AZ Cantabria!

Conocer Cantabria

Artículos interesantes sobre Cantabria. Curiosidades, historia, gente ...

RUTA POR LA ZONA DE CABÁRCENO

DATOS PARA RUTEROS Decidimos hacer la ruta por la cara sur del Macizo de Peña Cabarga. Saliendo de la Covachona en Rioz subiríamos al alto La Piquera, llegaríamos al parque de la naturaleza de Cabárceno y volveríamos a Sobremazas por los Pozos de Valcaba. Uniríamos así la ruta 1 y 3 del panel explicativo para estructurar un itinerario de casi 20 km de marcha.Es una ruta sencilla donde los 300 metros de desnivel los haces del tirón en una única cuesta y los desciendes paulatinamente hasta Cabárceno. La vuelta por los Pozos de Valcaba es llana. Toda la ruta está señalizada, por lo que está al alcance de cualquier persona sedentaria.Cabe reconocer que en el Barrio de Tarriba de Arriba nos despistamos y nos saltamos la desviación correcta a la izquierda, lo que nos supuso dos jocosos fallos de navegación y un poquito más de caminata.A nivel subjetivo me reafirmo en lo expuesto en la entrada sobre la anterior ruta por la cara norte del Macizo de Peña Cabarga. Esta zona no tiene el reconocimiento que se merece, es muy disfrutable tanto por las vistas como por el paisaje que alterna  peñas desnudas con el encinar cantábrico y el bosque mixto.  Acabar en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno y poder ver algunos animales (y sin pagar) es una maravilla, sobre todo si uno de los elefantes se acerca tanto a la valla como para poder darte cuenta de los grande que es el bicho.Además las reminiscencias de la actividad minera de la zona (como los restos del ferrocarril aéreo o los mismos Pozos de Valcaba) te llevan a recordar el legado histórico de la tierra de la que hace 2000 años Plinio el Viejo dijo hay un altísimo monte que, parece increíble, todo él es de metal.SABÍAS QUE…Fue la mano del hombre la que creó tanto los Pozos de Valcaba como el Lago del Acebo.  En su origen eran depósitos de agua para el lavado del mineral cuando las minas estaban en funcionamiento. El lavado de las arcillas exigía disponer de agua abundante, que se almacenaba en zonas bajas del terreno o en los hoyos que generaba la propia actividad extractiva, convenientemente acondicionados.Hoy en día el recurso que supone el agua embalsada sigue utilizándose en la zona del Macizo de Peña Cabarga, ya que el Pantano de Heras (que es un embalse y principalmente está en Sobremazas) suministra agua para su uso industrial. Ascendiendo el Alto de la Piquera tuvimos la suerte de ver un alcaudón común, ave migratoria poco común en Cantabria.Nos detuvimos unos segundos a realizar una búsqueda somera de la más conocida característica de los alcaudones, que es dejar a sus presas (insectos, pequeños roedores, pájaros o reptiles) ensartados en espinas o pinchos para poder extraer pedazos más manejables o almacenarlos como despensa.DOSSIER PAISAJÍSTICO Muchas gracias por su artículo a: Angel Gonzalez GomezLink de la publicación en su blog

RUTA POR LA ZONA DE CABÁRCENO

RUTA POR LA ZONA DE PEÑA CABARGA

Eran las 9 de la mañana y comenzaron a cantar los gallos… O tal vez las gallinas, porque como llovía y no pintaba bueno se empezaron a apear del barco los nuevos fichajes. La mañana estaba tonta pero poco a poco iba levantando, por ello nos dispusimos a conocer el Macizo de Peña Cabarga.  DATOS PARA RUTEROS El apoyo geo-tecnológico nos aporta los siguientes datos, donde cabe destacar que casi todo el desnivel lo batimos en una dura y vertical subida.A nivel subjetivo la ruta es sorprendentemente bonita. No tiene el reconocimiento que se merece. No sólo incluye el Parque de la Naturaleza de Cabárceno sino que la ascensión permite ver desde el mar hasta las cimas y los valles de la zona central de nuestra Comunidad Autónoma. Salvo la última ascensión que nosotros elegimos realizar de manera realmente vertical está al alcance de cualquier persona sedentaria. Aunque hay 5 itinerarios planificados y con paneles explicativos en el inicio de los mismos, los senderos no están marcados y los carteles indicativos durante la ruta no son claros. Pese a todo los caminos están trillados y se coincide con otros ruteros por lo que es imposible perderse. Aunque es muy posible que toque andar un poquito más.También ha tenido un tramo triste. Debido a uno de los incendios provocados (aaayyy, que mentes encierran algunas cabezas no despejadas… hubo más de 200 fuegos no controlados entre Cantabria y Asturias) en Socabarga, durante varios kilómetros caminamos por el terreno que fuera bosque mixto y hoy sólo es una ladera quemada. Y esto en pleno Anillo Verde de la Bahía de Santander. Muy triste. La ruta permite alcanzar además del Pico Llen (el pirulí) varios altos a los que merece la pena subir para sacarse una foto con fondos tan fascinantes como la bahía de Santander, Cabárceno, la comarca de Trasmiera o el Real Valle de Cayón.    SABÍAS QUE…El saber popular dice cuando Cabarga se pone montera llueve en Trasmiera. Y nosotros lo comprobamos antes y después de la ruta, pero afortunadamente no durante. La explotación minera de hierro del Macizo de Peña Cabarga se remonta hasta la época de los romanos. El historiador romano Plinio el Viejo dejó registrado: En la zona marítima que baña el Océano hay un altísimo monte que, parece increíble, todo él es de metal. (Naturalis Historia, XXXIV, 149). Pero bueno, también dijo que eran los cántabros y astures gente de trato difícil y costumbres bárbaras… De aquí se extrajo el hierro entre los siglos XVII-XIX para la Fábrica de Cañones de la Cavada. Sin haberlo planeado conectamos ambas jornadas, ya que la ruta pasada vimos de donde bajaban el combustible y ahora vemos de donde venía la materia prima. DOSSIER Disfrutamos de la visión de varios animales ligados a nuestro entrono cantábrico como rapaces, vacas, cabras o ¿¿¿el lince ibérico??? La ruta permite acceder al recinto del zoo de Cabárceno en la zona de estos felinos, donde puedes disfrutar de su visión por cero euros. Dejándose llevar por el espíritu aventurero Cagi se internó en una de las bocas de las minas abandonadas pensando llegar hasta la otra salida como si de un túnel se tratara. Es decir, pensaba recorrer el mismo sendero pero de manera subterránea. Como no acababa de salir los que estábamos en el exterior nos preocupamos y comenzamos a llamarle y silbar, consiguiendo sólo espantar a los murciélagos de la cueva y dándole un buen susto al espeleólogo que tuvo que volver por donde había entrado.Muchas gracias por su artículo a: Angel Gonzalez GomezLink de la publicación en su blog

RUTA POR LA ZONA DE PEÑA CABARGA

Copyright © AZ Cantabria